Un pedazo de pan


Dulces P1010023

Publicado el 7 noviembre 2010 | por Un pedazo de pan

2

Una de galletas

Pues sólo ha quedado una … de las 150 galletas que decoramos el viernes pasado para Halloween. Algunas eran terroríficas y otras divertidas. Bueno, la verdad es que alguna de las “decoradoras” se estrenaba en la tarea … Salió muy, muy bien. Y si tenemos en cuenta que dos de las niñas tenían 7 años y otras dos, 9 años, los resultados fueron geniales y divertidos. ¡Alguna de ellas mejoró la técnica familiar!
En realidad nuestra decoración es muy básica e incluso titubeante. Pero lo importante ha sido la diversión. Esta entrada -antes que ninguna de pan, que conste- es un homenaje a mis hijas. Alegres y risueñas, serán pronto las dueñas del blog… como me descuide.
En fin, esta es la foto de la galleta que nos ha quedado. Las demás han sido devoradas por los niños del colegio (y de verdad que eran 150 galletas!!!!).
Copyright EWPG
Las profesoras de mis hijas me han pedido la receta cada año desde que las comenzamos a hacer y a llevar galletas decoradas al colegio. En Navidad hacemos un cuadro de un belén sólo con galletas decoradas. Como ahora tenemos el blog, no tengo que ir repartiendo octavillas con la receta. Así la podrán tener a mano siempre que quieran.
La receta de las galletas procede del Baker’s Companion, editado por King Arthur Flour (uno de mis libros favoritos, y que sólo existe en inglés), aunque yo he hecho variaciones técnicas para simplificar la elaboración de la receta. La que sigue es mi versión de la receta americana. El orden de los ingredientes se corresponde con el orden en que los usaremos.
300 grs de harina
220 grs de azúcar
55 gr de harina de arroz o de maicena
3 grs de sal
1 cucharada pequeña de levadura en polvo
2 cucharada de extracto de vainilla
1 huevo
220 gr. de mantequilla
Sustituciones

  • Si quieres galletas de chocolate como la de la foto, sustituye 25 grs de harina por la misma cantidad de cacao en polvo. No debe ser colacao ni cacao a la taza, sino cacao en polvo.
  • Puedes sustituir el extracto de vainilla por una cucharada pequeña de vainilla en polvo. También puedes sustituir 25 gramos de azúcar por la misma cantidad de azúcar avainillada.

Método

Pesa y mezcla los ingredientes secos en un bol. Añade la vainilla, el huevo y la mantequilla derretida. Mezcla a mano hasta que forme una masa cohesionda. Divíde la masa en dos partes. Haz sendos círculos y enfríalos media hora envueltos en film transparente.
Cuando se haya cuajado la masa, extiéndela  con un rodillo hasta que tenga medio centímetro de espesor y corta las galletas con los cortadores de distintas formas.
Calienta el horno a 180º. El horneado dura 10-12 minutos, según el tamaño de la galleta.
Glaseado
Por fin llegamos al final. Para decorar tus galletas puedes utilizar muchas cosas. Si lo que quieres son colores brillantes, hay dos opciones: el glaseado de agua y el de clara de huevo.
  • Para el de agua necesitas MUCHA azúcar glas y gotas de colorante y de agua, hasta lograr la consistencia que te permita pintar (más líquida) o hacer dibujos con una boquilla de manga pastelera (de agujero finito para los detalles).
  • Para el de clara de huevo necesitas una clara de huevo ligeramente batida (las pasteurizadas de Mercadona dan mayor tranquilidad que las de huevo fresco) y MUCHA MÁS azúcar glas, así como el colorante alimentario. Este glaseado queda más duro que el anterior pero tiene la contraindicación de la clara de huevo (posibles alergias y mayor riesgo higiénico si las clara no son pasteurizadas). Es posible sustituir la clara de huevo por merengue en polvo, que es muy habitual en otros mercados (por ejemplo, el estadounidense) pero no lo es tanto en el mercado español.
Yo utilizo colorantes alimentarios en polvo: se utiliza muy poca cantidad y, por tanto, resultan muy económicos. Pero resulta casi imposible repetir dos veces el mismo color. Por eso, cuando vayas a comenzar asegúrate de hacer suficiente cantidad de cada color. Yo he congelado lo restante de la sesión de Halloween, y quiero ver si al descongelarlo todavía se puede usar (ya lo contaré en otra ocasión).
Hay mucha información en otros blogs sobre la decoración de galletas. No es mi fuerte. Yo sólo lo hago para entretenerme con mis peques y mi pulso deja mucho que desear (a que ya os habíais dado cuenta: la boca de la luna tiembla!). Si quieres más info, puedes ver por ejemplo El rincón de Bea.

email

Powered By WordPress Tabs Slides

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


nueve + = 16

2 Comentarios a la entrada: "Una de galletas"

  1. En Sevilla hay una tienda en la que venden especias al peso. Allí tienen los colorantes en polvo. Puedes comprarlos por internet también en algunas tiendas especializadas en productos de repostería. Puedes probar con alguno de los vínculos que encuentras en la sección Voces de este blog.

    La VENTAJA de los colorantes en polvo es que cunden MUCHÍSIMO, no se pasan de fecha y tienes para un montón de años… sí, de años.
    Otra VENTAJA es que es muy fácil combinar colores: los tonos se funden y crean cualquier tipo de combinación posible.

    El INVONVENIENTE es que es muy difícil hacer dos veces el mismo color o tono. En ese sentido quizás lo más sencillo es usar el colorante en gel.

    No obstante, para garantizar el resultado y obtener dos veces seguidas el mismo color, necesitarías usar siempre azúcar del mismo paquete, exactamente en la misma cantida y con el mismo peso de agua o clara de huevo. Y eso es realmente muy difícil.

    Por ello, al final, yo me quedo con el colorante en polvo. Cunde más y es tan difícil repetir el color como con otros. Y siempre es una aventura descubrir nuevos tonos o combinaciones.

  2. Anónimo says:

    ¡Muy buena idea tus galletas! Tengo que probar la receta, a ver qué tal salen…
    ¿Dónde consigues el colorante alimentario en polvo?


Amasado por :

Mira a tu alrededor. Seguro que ves a a esa persona que es "un pedazo de pan"... Yo estoy rodeada, soy afortunada. Y quiero compartir con todos ellos y vosotros este pedazo mío de pan, su aroma, su sabor, su textura. El buen pan está hecho de tiempo, porque el mejor regalo que podemos ofrecer es tiempo para compartir.

Volver Arriba ↑