Un pedazo de pan


Dulces 20040101_42

Publicado el 15 septiembre 2011 | por Un pedazo de pan

3

Vuelta al cole

¡Y a las 12, un tentempié!

El almuerzo de media mañana en el colegio es fundamental: mis hijas desayunan a las ocho de la mañana y comen a las tres de la tarde. Y aunque desayunan muy bien, son demasiadas horas para rendir 100% sin tomar un suplemento. En casa intentamos combinar esa comida para que sin aburrirse, resulte sana: mini-bocadillos -hechos con esos ricos molletes caseros-, fruta fresca, lácteos, …. dependiendo del día de la semana. Pero siempre hay un día reservado para un dulce, y no podía ser más que un dulce casero.

Por eso, ya he comenzado a seleccionar recetas productivas: mínima inversión de tiempo, resultados espectaculares y sabrosos (que les hagan olvidar -y no envidiar- la bollería industrial de sus compañeros) y, sobre todo, que congelen bien para permitir una cocina de fin de semana que permita preparar rápidamente meriendas y almuerzos para toda la semana.
La primera receta de este año para la vuelta al cole han sido estas galletas abizcochadas con avena y puntitos de chocolate (blando y negro). No son cookies. Son unas galletas que quedan tiernas en el interior, mientras el exterior es tan sólo ligeramente crujiente.
 

Estas galletas proceden de una receta del número de otoño 2011 de la Baking Sheet Newsletter. Pero como no podía ser menos las he adaptado al gusto español (menos chocolate, menos azúcar,…). Se llaman “double chocolate treasures“, “tesoros con el doble de chocolate”. Llevaban una parte del chocolate derretido y mezclado con la masa y el resto en forma de tropezones (chips) en la masa.

Para seguir conservando el nomre pero hacerlas más ligeras, decidí prescindir del chocolate derretido en la masa y disminuir la cantidad de chips de chocolate, pero mezclando chips de chocolate blanco y de chocolate negro. Seguían siendo “tesoros con el doble de chocolate”.

De estas cantidades se obtienen 4 docenas de galletas de 25-27 gramos cada una.

 

Ingredientes
125 gr. mantequilla
125 gr. azúcar
2 huevos
1 cucharadita de esencia de vainilla
175 gr. harina blanca de trigo
2 cucharaditas de levadura en polvo
1/2 cucharadita de sal
200 gr. de copos de avena
150 gr. de chips de chocolate (si se quiere, mitad blancos y mitad negros)
Método de elaboración
Dejar la mantequila fuera de la nevera para que se resblandezca.
Batir la mantequilla con el azúcar hasta que esté muy espumosa. Añadir los huevos uno a uno, mezclando muy bien a baja velocidad. Añadir también la vainilla. Incorporar la harina con la levadura y la sal. Añadir luego los copos de avena y mezclarlos bien. Cuando esté bien mezclado añadir los trocitos -chips- de chocolate.
En unas bandejas forradas con papel de hornear colocar cucharadas de masa, separadas de 5 en 5 centimetros. Refrigerar en la nevera mientras se calienta el horno, para que se vuelva a endurecer la mantequilla. De esa manera, al hornearse quedarán más esponjosas.
Hornear 12-15 minutos hasta que estén doradas. Hay que tener cuidado porque el chocolate se quema fácimente.
Sacar del horno y colocar sobre una rejilla para enfriar.Una vez frías, se pueden congelar en una bolsa alimentaria. Para descongelar basta dejarlas a temperatura ambiente o utilizar el microondas 15 segundos a mínima potencia y dejar reposar un par de minutos.
Copyright EWPG

 

email

Powered By WordPress Tabs Slides

Etiquetas: ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


2 × = dieciséis

3 Comentarios a la entrada: "Vuelta al cole"

  1. meloguisomelocomoto says:

    Adoro las galletas de avena. En mi despensa nunca falta este delicioso cereal. Una estupenda idea lo de congelarlas para tenerlas siempre a mano.

  2. Yo no voy al cole ya… claro con 29 años… pero vamos se me antojan muchísimo!

    Besos.
    GustoCocina – María G.

  3. Mmmm…. receta que se ha ido directamente a favoritos!!!! Me ha encantado tu cronica de los desayunos… en casa hacemos igual!! ^___^
    Un besote
    Sònia


Amasado por :

Mira a tu alrededor. Seguro que ves a a esa persona que es "un pedazo de pan"... Yo estoy rodeada, soy afortunada. Y quiero compartir con todos ellos y vosotros este pedazo mío de pan, su aroma, su sabor, su textura. El buen pan está hecho de tiempo, porque el mejor regalo que podemos ofrecer es tiempo para compartir.

Volver Arriba ↑