Un pedazo de pan


Pan Migas 2

Publicado el 6 enero 2012 | por Un pedazo de pan

2

6 de enero de 2012: a la hora de comer …


Migas o pan con pan, como se quiera llamar 

Es tradición en nuestra familia que el día de Reyes sea una macro-celebración. Nos juntamos tres generaciones: abuelos, padres y tías y niñas (que son nietas, sobrinas o hijas, según se mire). La ceremonia de entrega y descubrimiento de los regalos es larga y divertida. Empezamos con los niños. Después de mayor a menor edad (entre los adultos) cada uno va buscando sus paquetes y los va abriendo de uno en uno. Todos y cada uno recibimos comentarios jocosos, festivos y demás por cada paquete… y así hasta terminar la docena de participantes. Y después viene una sesión de fotos de cada uno con sus regalos. En fin, que cuando queremos darnos cuenta es la una de la tarde. Y sustituimos el tradicional desayuno de Reyes por una perolada de migas.

¿Cómo podía ser de otra manera en la casa de “Un pedazo de pan”?

No sé cómo comenzó la hiostoria, pero desde luego se inauguró el primer año que comencé a convivivir con mi familia política, antes de que llegaran las niñas al hogar. Y desde entonces, año tras año, seguimos el mismo rito de almorzar migas. Para el que no lo conozca, es un plato de pastores que se prepara con pan asentado. Es un plato tradicional en Extremadura, de donde viene mi madre. En mi infancia era la comida habitual de los sábados, precedida de sardinas, para liquidar los restos de pan de la semana.
Para la comida de Reyes todo comienza una semana antes, con la compra de tres buenas “bobas” de a kilo (cada una).
Copyright EWPG
Se llama boba a este pan blanco de miga refinada, tradición de la panadería andaluza importada del pan vallisoletano de harina candeal.
Copyright EWPG

Tras comprar el pan, se parte en trozos grandes para facilitar que se vaya secando y oreando.

Copyright EWPG

El día 4 de enero por la noche, con las niñas ya acostadas, nos arremengamos mi costilla y yo. Y sendos cuchillos en mano, nos dedicamos a partir con paciencia, amor e ilusión los tres kilos de pan. El pan -desmigado- pasa la noche al fresco, bien cubierto por unos paños para evitar que la palomas den cuenta anticipada de las migas al amanecer del día 5.

Copyright EWPG

 

El día 5 de enero por la mañana se salan las migas. Para ello se calienta agua y se le añade sal. No hay receta con medida: es cosa de maña, costumbre y ojo … y de haberlo visto hacer en casa sábado tras sábado en mi infancia. Con ese agua salada se riegan las migas, volteándolas para que se reparta bien el agua y la sal. Se cubre con paños y se deja reposar todo el día 5.
Copyright EWPG

Al día siguiente y nada más terminar la ceremonia de regalos y fotos todo el mundo querrá abalanzarse sobre el perol. Para que todo esté listo en ese momento, la noche antes  dejo las migas pre-ocinadas.

Cuando volvemos de ver la cabalgata de Reyes por la tarde-noche del día 5, “Prime” se dedica a la rutina del baño, cena y cama, mientras yo me meto en la cocina a dejar las migas medio preparadas para el día siguiente. Como tardan una hora y media más o menos en cocinarse, sin esta fase de pre-cocinado, me tocaría quedarme sin la diversión de los regalos el día 6 o dar de cenar migas -en lugar de almorzarlas-.

La preparación es sencilla: en un gran perol, se cubre el fondo con aceite (sin miedo). Se añade mucho ajo partido en láminas y se refríe. Cuando está dorado el ajo, se saca del perol y se reserva en un plato. Se añadirá a las migas cuando estén prácticamente terminadas.

Tras refreir el ajo y en mismo aceite, se añaden las migas. Irán disminuyendo de volumen según se cocinen, al evaporarse el agua. Al principio deben cocinarse con el fuego al mínimo. Se pegan con facilidad y el sabor a quemado estropea el plato (vaya obviedad).  Deben volterase continuamente con una pala o espumadera, haciendo un movimiento envolvente y también cortante, como si quisiéramos seguir partiendo las migas con el canto de la espumadera. Estarán apelmazadas por efecto del agua con sal. De esta manera se van soltando las migas. Cuando ya estén sueltas, y hayan comenzado a cambiar de color (del blanco nuclear del pan van pasando a un color beige) podemos subir un poco el fuego. Pero no podemos distraernos. se pueden quemar antes de darnos cuenta. Igual que volteamos las migas con la espumadera, suelo girar el perol cada cinco minutos media vuelta para que el calor llegue a las distintas partes de  de manera regular y constante.

 

Esa primera noche, dejo las migas a medio hacer, cuando llevan aproximadamente entre 45 y 60 minutos al fuego. Si se hace menos cantidad probablemente los tiempos serán mucho menores… pero es que cocinar 3 kilos de pan de manera uniforme y a fuego lento son muchas vueltas de perol y espumadera.
A la mañana siguiente dejo preparada la cafetera (para sólo tener que encender el botón), las jarras de leche (para sólo calentarlas al fuego o al microondas) y los platos, cucharas, cuencos etc según me levanto.
Cuando termina el “jaleo” de los regalos y mientras los demás se hacen sus fotos, me meto en la cocina y en apenas media hora están las migas terminadas, las jarras de leche calentitas y el café recién hecho. Para terminar las migas hace falta un fuego moderado. Estarán frías y hay que conseguir que se calienten por igual y se doren. Se les añaden los ajos fritos y se voltean continuamente, hasta el punto final: más crujientes y doradas o más húmedas según el gusto de los comensales. En casa gustan algo húmedas, excepto a mi costilla que le gustan crujientes, por lo que le sirvo el fondo del perol, donde siempre se acumulan las más tostadas.
Migas 2

Y en un plis plas, estamos los doce a la mesa, cuchara en mano deseandonos lo mejor del año recién estrenado.

email

Powered By WordPress Tabs Slides

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


cinco × 7 =

2 Comentarios a la entrada: "6 de enero de 2012: a la hora de comer …"

  1. Brétema says:

    Yo probé las migas en Pirineos y me fascinaron. No sé si será la misma receta pero la probaré, porque desde entonces no las he vuelto a comer.
    Un abrazo

  2. SOPA BOBA says:

    Gracias por explicar tambien las migas, porque las habia probado, perono sabia hacerlas, un beso


Amasado por :

Mira a tu alrededor. Seguro que ves a a esa persona que es "un pedazo de pan"... Yo estoy rodeada, soy afortunada. Y quiero compartir con todos ellos y vosotros este pedazo mío de pan, su aroma, su sabor, su textura. El buen pan está hecho de tiempo, porque el mejor regalo que podemos ofrecer es tiempo para compartir.

Volver Arriba ↑