Un pedazo de pan


Dulces 20040101_12

Publicado el 24 junio 2011 | por Un pedazo de pan

4

¡La década prodigiosa!

¡Feliz cumpleaños, tesoro!

Hoy, hija, cumples 10 años:

Dejas atrás una década maravillosa y entras en una prodigiosa.

La primera infancia es dulce, mimosa, llena de anécdotas y risas. Dicen que la segunda es más complicada. Yo, sin embargo, me levanto cada mañana buscando tu sonrisa de casi-adulta, tu complicidad, tu capacidad de ponerte en mi lugar -especialmente en los momentos de agobio, de impaciencia, de cansancio, de cualquiera de nosotras dos- ….
Te estoy oyendo decirme. “Tienes razon, mamá. Muchas gracias”, mientras me das un abrazo, tras esos segundos dubitativos entre el enfado, el capricho y la impaciencia de tus ya 10 años. Tienes la capacidad de sorprenderme y alegrarme y eso es un gran regalo que me haces cada día.
Esta es la tarta que elaboramos juntas la otra tarde para el colegio. Querías que la publicara en el blog, con sus fotos y su receta. Y aquí está. Pero hay que darle a cada una su crédito: la decoración del conejito ha sido idea y relización casi exclusiva de mi hija.
La tarta se compone de un bizcocho de vainilla (24×30 cms. y 4 cms. de altura), cortado por la mitad y relleno con Nutella. Está transformado en verde pradera con una capa de merengue coloreado cocido a baja temperatura (desecado, en realidad). En la foto se puede ver el espacio que “aplané” para preparar el hueco para colocar al conejito.
Copyright EWPG

El conejito es un bizcocho de mantequilla (para que tenga una textura más sólida en frío), hecho en molde y decorado con azúcar glas, batida con agua y perlas de azúcar de colores.

Copyright EWPG
Dos pinchos de brocheta me sirvieron para sujetar el conejo sobre la base y colocar la cartela con la felicitación. En el colegio, ha causado furor.
Ingredientes plancha de bizcocho
4 huevos
250 gr. azúcar
125 ml. aceite de girasol
125 gr. yogur blanco
15 ml. vainilla
30 ml. leche
250 gr. harina de repostería El Amasadero
1/2 cucharadita de bicarbonato sódico
1 cucharadita de levadura en polvo
Método de elaboración
Calentar el horno a 180º. Forrar un molde rectangular (24×30 cms.) con papel de hornear.
Sobre un cuenco con agua caliente, colocar otro cuenco en el que batiremos los huevos con el azúcar hasta que forme una mas espumosa que haya multiplicado su volumen por cuatro (unos 5 minutos con batidora de mano a máxima potencia).
Añadir el aceite en chorro muy fino mientras se sigue batiendo hasta que se incorpora la totalidad del aceite.
Añadir el yogur, la vainilla y la leche. Batir hasta mezclar, el menor tiempo posible.
Incorporar la harina, el bicarbonato y la levadura tamizados. Mezclar suavemente con una espátula primero y luego con la batidora eléctrica el menor tiempo posible: tan sólo queremos eliminar los grumos.
Verter en el molde. Cocer en el horno durante 45 minutos, o hasta que al pinchar con una aguja de punto, ésta salga limpia.
Dejar reposar en el molde cinco minutos. Salcar, con ayuda del papel de hornear y dejar enfriar sobre una rejilla antes de decorar. El bizcocho resultante pesa un kilogramo.
Ingredientes para el conejito
1 huevo
75 gr. de azúcar
70 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
90 gr. harina
1/2 cucharadita de levadura en polvo
Pincelar con margarina las dos mitades del molde del conejo y espolvorear con harina. Cerrar el molde.
Batir el huevo con el azúcar hasta que haya espumado bien. Añadir la mantequilla en pedacitos y batir hasta que sea una masa homogénea y muy suave. Añadir la harina tamizada y la levadura, mezclando bien con la batidora.
Verter la mezcla en el molde y hornear a 180º durante 15 minutos. Al sacar, dejar reposar 10 minutos antes de desmoldar. Dejar enfriar totalmente antes de decorar.
Ingredientes para el montaje
1 bote de nutella, nocilla y otra crema al chocolate
3 claras de huevo
unas gotas de vinagre
1 pizca de sal
75 gr. de azúcar glas
azúcar glas. colorante alimentario y perlas para decorar
Montaje
Calentar el horno a 120º.
Partir la plancha de bizcocho por la mitad. Extender la nutella y tapar. Meter la plancha de bizcocho rellena en la nevera mientras se elabora el merengue.
Batir las claras con la pizca de sal y un par de gotas de vinagre hasta que queden montadas pero de picos blandos. Añadir poco a poco el azúcar y el colarante alimentario (mejor en polvo que líquido) hasta que se forme un merengue duro.
Sacar el bizcocho de la nevera. Cubrir con el merengue, formando picos como si fueran hierbas. Aplanar con la espátula la zona donde se colocará la figura del conejito, para que asiente bien.
Hornear el merengue a 120º durante 30 minutos. Entreabrir la puerta del horno, bajar la emperatura a 90-100º y seguir cociendo 90 minutos más. dejar enfriar dentro del horno con la puerta entreabierta varias horas (si se hace al final de la tarde, se deja en el horno toda la noche). Si el horno está cerrado, la humedad residual se condensa en el merengue que queda blando y pegajoso en lugar de seco y crujiente.
Decorar el bizcocho en forma de conejo al gusto. Cuando está bien seco, y justo antes de servir, montar sobre la plancha de bizcocho y sujetar con palillos.
Copyright EWPG
¡Y a disfrutar de 366 días maravillosos hasta el próximo cumpleaños!

email

Powered By WordPress Tabs Slides

Etiquetas: ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


1 × = cinco

4 Comentarios a la entrada: "¡La década prodigiosa!"

  1. hola hija de tu madre Crice, soy tu tita artista. ¡Felicidades!

    Me encanta la tarta, es una chulada.

    Me aucerdo mucho de tí y de toda la familia. Un abrazo.

  2. meloguisomelocomoto says:

    Preciosa dedicatoria y linda tarta. Así no hay a quien le importe cumplir años… Felicidades pequeña

  3. Brétema says:

    Qué entrada más emotiva! Me ha encantado el relato y las recetas.
    Un abrazo

  4. Tu hija says:

    Gracias, mamá. Me ha gustado mucho la entrada de tu blog sobre mis recién cumplidos 10 años de hoy.


Amasado por :

Mira a tu alrededor. Seguro que ves a a esa persona que es "un pedazo de pan"... Yo estoy rodeada, soy afortunada. Y quiero compartir con todos ellos y vosotros este pedazo mío de pan, su aroma, su sabor, su textura. El buen pan está hecho de tiempo, porque el mejor regalo que podemos ofrecer es tiempo para compartir.

Volver Arriba ↑