Un pedazo de pan


Libros cocina_quijote_g

Publicado el 24 marzo 2012 | por Un pedazo de pan

6

Se acabó el invierno


Y estas han sido mis lecturas culinarias invernales

Como en otras ocasiones (verano y otoño pasados), al terminar cada estación me gusta pararme a pensar en todo lo que he podido aprender en esos tres meses. Es una forma de comenzar la nueva estación que se inicia con energía, con confianza en mi capacidad inagotable de sorprenderme y dejarme sorprender. Y uno de los testigos de esa energía y de las ganas de aprender son los libros y otro los cursos (como el de Baguetes en La Cocina de Babette y el de galletas con Mª José de Paz, de The English Company) .Esta vez traigo muchos, porque junto a mi tendencia frustrada a huir de las librerías (digo bien, huir, porque si entro, salgo con al menos dos bolsas llenas y el bolsillo vacío) recibí varios libros como regalos de Navidad.
Y os dejo con ellos y mis comentarios.

DUDLEY, Angie (conocida como Bakerella), Cake-Pops. Tips, tricks and Recipes for More than 40 Irresistible Mini Treats, editorial Catapulta, 2011: muchos conoceréis este libro. Y a pesar de que el título no ha sido traducido esta edición está en castellano. Para mí fue parte de un maravilloso regalo sorpresa que me llegó desde Galicia, gracias al espírito generoso y cariñoso de Bakery’s Place. Es estéticamente precioso: entran ganas de hacer cakes pops todas las tardes libres, sobre todo si tienes niños a tu alrededor de los que les gusta ponerse el delantal y meter las manos en la harina, o en el chocolate y relamerse probando las recetas. Merece la pena tenerlo si quieres iniciarte en la aventura de los cake pops. No te dejes avasallar pensando en copiar cada uno de los modelos: mira a tu alrededor e inventa tus propios diseños. Con poco esfuerzo, algo de imaginación y unos azucarillos de colores puedes hacer maravillas. Y para la cobertura, si no encuentras candy melts, derrite chocolate en nata caliente (la misma cantidad de uno y otro) y tendrás una cobertura oscura estupenda. Palabra de aprendiz.

WALDEN, Hilaire, Best Ever Cookie Book. Over 200 recipes for cookies, brownies, bars and biscuits for family, friends, social eventas and special occasions, Hermes House, 2010, 256 páginas: otro libro viajero que me llegó en Navidad desde Málaga, aunque lo mejor del libro es que vino acompañado. Gracias, MMF. Y sus recetas están probadas y aprobadas: galletas malteadas de avena, galletas de gorgonzola y cebollino, barritas de almendra y limón… y muchas otras delicias que aguardan turno para el horno. Eso sí, sólo para anglo-lectores.
Colección Gourmet, D.O. España: Quesos, Sicidea, 2012, 254 páginas. Otro regalo de Reyes, en este caso familiar, de difícil interpretación: creo que me estaban pidiendo algo más de variedad en los quesos de las comidas familiares. Es un libro estupendo, comprado en una gran superficie de alimentación lo cual puede hacernos dudar de su calidad. Pero en realidad es una pequeña joya que desgrana todos y cada uno de los quesos españoles con D.O. explicando su método de elaboración, su historia, curiosidades, afinidades gastronómicas y, al final, algunas recetas. No puede ser malo un libro que comienza citando a Ramón Gómez de la Serna: “el queso es la eternidad de la leche“.
SANTACANA, Joan y DURAN, Joan, Lo sagrado y lo abominable. La cocina de los pueblos prerromanos de España, Trea, 2011, 133 páginas. la editorial TREA tiene una cuidada línea de publciaciónd e escritos gastronómicos curiosos: obras que van de lo anecdótico a lo científico. La obra anterior de esta editorial que comenté fue la Historia de la Alimentación, bajo la dirección de Jean-Louis Flandrin y Massino Montanari (Trea, 2ª ed. 2011 -1ª ed. 2004-, 1101 páginas). En esta ocasión traemos un libro pequeño, pero sin duda una joya de la reconstrucción arqueológica de los asentamientos prerromanos en España y sus conductas gastronómicas. Se pasa revista a la relación con la cocina fenicia y púbica y a la arqueo-botánica como herramientas auxiliares y de acercamiento a lo que pudo ser la cocina pre-romana, de la que se examina tanto las herramientas, como la despensa, las materias primas, el comedor y el banquete, la relación entre alimentación y religión y la diversidad en los modos de preparación, entre otras cuestiones de interés. Un lujo para los curiosos y aficionados a la “pequeña historia”, la que se hace doméstica y privada y no públicamente.
FERNÁNDEZ-ARMESTO, Historia de la comida. Alimentos, cocina y civilización, colección Los 5 sentidos, Tusquets Editores, 2004, 372 páginas. Premio Nacional de la Academia Española de Gastronomía a la mejor publicación de 2004. Un libro singular, asequible, mucho más fácil (y conciso) que la Historia de la Alimentación coordinada por Flandrin para Trea, y con un lenguaje y una estructura menos erudita y de mayor cercanía para el lector medio. Y ello sin dejar de ser un libro extraordinariamente bien documentado, que pasa revista a todos los rincones del globo para examinar la historia de la alimentación y organizarla en torno a ocho revoluciones: la invención de la cocina; la comida como rito y magia; la revolución del pastoreo (de recolectar comida a producirla); gestionar la flora para obtener alimentos; la desigualdad social y el auge de la alta cocina; la comida y el intercambio cultural de amplio alcance; la comida y el intercambio ecológico; la comida  en la era de la industrialización (siglos XIX y XX). Un libro que se lee con avidez.
FERNÁNDEZ DURO, Cesáreao, La cocina del Quijote, Rey Lear (Con todas las recetas, por Miguel López Castanier), 157 páginas. Una ganga comprada en una feria del libro antiguo y de ocasión que, por cinco euros,  reproduce un ensayo del siglo XIX sobre la cocina del Quijote. Es una de las obras primeras y más relevantes en la materia. Escrita con el estilo propio del XIX por un zamorano que Capitán de Navío y combatió a los piratas en Java (y acompañó al General Prim en su ofensiva marroquí), es una delicia. Su prosa, elegante, precisa y humorística nos muestra un destacado intelectual.A la prosa se unen unas maravillosas ilustraciones en esta edición y unas nada desdeñables recetas que si no son cervantinas, bien pudieran serlo y que debemos a Miguel López Castanier (del madrileño restaurante La Taberna de Liria).
Y para terminar y a pesar de sus buenas críticas, termino con:
SEGNIT, Niki, La Enciclopedia de los sabores. Combinaciones, recetas e ideas para el cocinero creativo, Random House Mondadori, 2011 (en inglés The Flavour Thesaurus, 2010), 559 páginas. Este libro, muy admirado por la crítica gastronómica en los últimos meses me ha dejado sin embargo fría. Reconozco que supone un esfuerzo tanto conceptual como documental ímprobo. Debo pertenecer al grupo de los cocineros poco creativos (y eso, si es que soy cocinera en verdad), porque el libro, aunque interesante, no me ha absorbido. Para mí, un libro es bueno cuando no puedo dejarlo empezado sobre la mesilla… Todo hueco libre es un correr a continuar su lectura… Y no ha sido el caso. Desde Navidad este libro ha convivido con otros, se ha sometido a una lectura irregular, salteada entre hojeo y ojeo, que me hace ver que no me ha enganchado. Pero claro, soy poco creativa.

email

Powered By WordPress Tabs Slides

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


2 × cuatro =

6 Comentarios a la entrada: "Se acabó el invierno"

  1. Con tu permiso utilizo tu frase. Tus entradas son tan buenas que me pasa como cuando lees un buen libro, enganchan de principio a fin.

  2. Con tu permiso utilizo tu frase. Tus entradas son tan buenas que me pasa como cuando lees un buen libro, enganchan de principio a fin.

  3. Brétema says:

    Tomo nota de tus recomendaciones. El libro de galletas "Best Ever Cookie Book. Over 200 recipes for cookies, brownies, bars and biscuits for family, friends, social eventas and special occasions" no lo encuentro por ninguna parte, será cuestión de tener paciencia.
    Y te agradezco la reseña sobre el de Niki Segnit, porque siempre que voy a la librería lo veo y dudo si comprármelo o no.
    Un abrazo

  4. Muy buena idea esta de compartir tus lecturas culinarias. Yo desde luego me fío de tu criterio. Ah y feliz primavera. Ayer paseamos por allí con una visita que me llegó desde América y el el delicioso olor a azahar estaba por todas partes. Besos

  5. Te lo recomiendo. Es una gozada de obra, por lo que tiene de recuperación histórica. Y está muy bien escrito.

  6. Miriam says:

    :OO ese de La Cocina del Quijote, de Castanier… lo voy a buscar.


Amasado por :

Mira a tu alrededor. Seguro que ves a a esa persona que es "un pedazo de pan"... Yo estoy rodeada, soy afortunada. Y quiero compartir con todos ellos y vosotros este pedazo mío de pan, su aroma, su sabor, su textura. El buen pan está hecho de tiempo, porque el mejor regalo que podemos ofrecer es tiempo para compartir.

Volver Arriba ↑