Un pedazo de pan


Libros en la mesa del cesar

Publicado el 11 septiembre 2011 | por Un pedazo de pan

6

Un nuevo 11 de septiembre

Recuerdo, hace diez años, que mientras le daba el pecho a mi hija que apenas tenía dos meses y medio, me pasaba el tiempo leyendo o escuchando la radio. Aquel día escuchaba la radio. Eran poco más de las tres de la tarde.
Hoy quiero recordar a las víctimas de la intolerancia y las ortodoxias
con libros, acúmulo de la historia que nos hace humanos:
la Historia de la Alimentación
Este  verano he leido y mucho. Había ido haciendo acopio de libros de/sobre cocina y alimentación para saborearlos en las sobremesas del mes de agosto. Ahora quiero compartir mi lista y algunas impresiones sobre cada uno.
La Cuina de la Terra Alta, de Teresa Lluís y Loreto Meix (Batak Editorial, junio 2011, 175), un libro que mi madre, sin saberlo, compró recién salido de imprenta durante un viaje por Tarragona. Es un libro interesentísimo, con muchas páginas dedicadas a la historia de la vida y la comida en la Tierra Alta catalana y que dedica, tras sus recetas de sopas. verduras, legumbres, huevos y quesos un buen apartado al pan y las coques, antes de entrar en pescado, carnes, dulces, conservas y licores.
Historia de la Alimentación, bajo la dirección de Jean-Louis Flandrin y Massino Montanari ( Trea, 2ª ed. 2011 -1ª ed. 2004-, 1101 páginas). Un libro erudito, quizás excesivamente erudito: escrito por investigadores de diversas Universidades europeas, y que no abandona el tono docto y el exceso de citas bibliográficas (y por ende a un precio alto). Dicho esto -por una investigadora para más INRI-, es sumamente interesante el recorrido histórico desde la prehistoria hasta el tiempo presente). Algunas ideas clave atraviesan la obra a lo largo de las sucesivas etapas históricas: entre ellas, el papel del pan en la alimentación y la relación entre alimentación y poder, alimentación y religión.
El goloso. Una historia europea de la buena mesa, escrito por el Conde de Sert (Alianza Editorial, 2007, 447 páginas). Es justo lo contrario al libro anterior, ligero y entretenido, ameno y cercano al lector no especializado ni en historia ni en gastronomía ni en investigación, y por la octava parte del precio del anterior. Su propósito es mucho más limitado -histórica y geográficamente referido a Europa, es más una historia d ela cocina francesa y española que de otras Europas- ,y su narración mucho menos objetiva, pues el autor era parte de los círculos gastronómicos de los últimos períodos históricos a los que se refiere (la España franquista y el nacimiento de la “nouvelle cuisine”. O como él lo llama, “la transición llega a la cocina”. Un libro que comienza con dos citas memorables: “El placer es el objeto, el deber y el fin de todo ser razonable” (Voltaire) y “La belleza será comestible o no será” (Salvador Dalí).
La mafia se sienta a la mesa, escrito por Jacques Kermoal y Martine Bartolomei (Tusquets, 3ª ed. 2011 -1ª ed. 1998-, 220 páginas). Un libro que se lee de un tirón: es un “no poder parar”: deliciosas rememoraciones históricas de sórdidos pasajes mafiosos y los menús de cenas y comidas que los acompañaron. Entre los personajes no faltan Garibaldi, Mussolini, Lucky Luciano o Frank Sinatra, por sólo citar algunos y abrir boca. Y en Sevilla han abierto un restaurante con el mismo nombre… ¿quién se sentará en sus mesas.
Convivium. De las costumbres culinarias romanas, de Antonio Calvo Laula (Ruta Bética Romana, 2007, 174 páginas). Una joya editorial: una impresión cuidada al detalle en papel reciclado. con unas ilustraciones contemporáneas para ilustrar páginas históricas, y una portada ilustrada en sobrecubierta de papel cebolla. No es un libro de recetas, como no lo son los tres anteriores, sino de sabiduría, de historia del comer y su papel en la sociedad y en la literatura romana.
En la mesa del César. Los sabores de la antigëdad mediterránea para gastrónomos de hoy, de Isabel Lugo, Viena Ediciones, 2010. Siguiendo con la antigëdad, este libro combina historia (de la alimentación, los productos, las formas y recipientes, …) y recetas de Mesopotamia, Egipto, Grecia, el Imperio Romano. Una edición muy cuidada, tanto en sus introducciones históricas como en sus recetas, en las que diferencia las originales de las adaptadas y actualizadas con el uso de la tipografía y la imagen.
Y además, un par de recetarios gallegos, comprados en el aeropuerto. Aún están casi sin explorar, por lo que dejo sólo la referencia, por si alguien los conoce y quiere dejar un comentario. Las recetas tienen magnífico aspecto y, casi en todos los casos, van precedidas por una pequeña introducción sobre el origen, lugar o fecha en la que se consume o consumía tradicionalmente.
Recetas de la cocina familiar gallega, de Matilde Felpeto Lagoa (Nigratrea 2006, 2ª ed., revisada y ampliada, 445 páginas).
Recetas de repostería tradicional de la cocina familiar gallega y portuguesa, de Matilde Felpeto y Elvira Araujo (Nigratrea 2010, 204 páginas).

email

Powered By WordPress Tabs Slides

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


tres + 5 =

6 Comentarios a la entrada: "Un nuevo 11 de septiembre"

  1. Es ceirto, es el más difícil de conseguir. Creo que es el de la mafia es un libro simpático a buen precio. O El goloso. Este último es de Alianza editorial colección de bolsillo y creo que costaba unos 9 euros.

  2. Ese que me recomiendas será difícil encontrarlo, de todas maneras tendré en cuenta todas tus recomendaciones.

    Muchísimas gracias!
    GustoCocina – María G.

  3. Miss Cupcake says:

    Muchas gracias por estas recomendaciones, me apunto unas cuantas 😉

    Besos mil

  4. María, me resulta difícil escoger un libro. Me quedaría con cada uno de ellos porque cada uno ha sido una sorpresa y a cada uno me une un recuerdo. Pero si solo tengo que escoger uno, me quedo con Convivium, que compré en el Museo Histórico Municipal de Écija, en una excursión durante la primavera. Lo guardé celosamente en "mi escondrijo de premios y motivación", para cuando llegara el verano.

    Myriam, sí que es casualidad. Mi hija mayor y tu hijo pequeño se deben llevar unos días tan solo. En mi cocina tengo unos armarios especialmente dedicados a libros, con cristal para evitar que se me ensucien demasiado… el único problema es que están en la parte superior para aprovechar huecos y necesito una escalera cada vez que quiero coger alguno. Eso hace que acumule media docena (que van rotando) en una encimera, junto a la radio. Es un placer cada mañana (antes de que aparezcan mis hijas a desayunar) tomarme un primer café escuchando la radio o releyendo un libro de cocina (no son sólo libros de recetas sino de todo tipo de cosas relacionadas con la cultura culinaria, la nutrición, las tradiciones alimentarias regionales…).

  5. Miriam says:

    Qué libros tan interesantes! Como yo siempre estoy falta de libritos de cocina… ejem. Y qué casualidad, mi hijo pequeño tenía 3 meses cd el 11S, yo estaba en casa de baja, viendo las noticias en la tele…

  6. Me gusta tus recomendaciones, pero de todo los que has leido y ojeado con que te quedas?

    Un abrazo.
    GustoCocina – María G.


Amasado por :

Mira a tu alrededor. Seguro que ves a a esa persona que es "un pedazo de pan"... Yo estoy rodeada, soy afortunada. Y quiero compartir con todos ellos y vosotros este pedazo mío de pan, su aroma, su sabor, su textura. El buen pan está hecho de tiempo, porque el mejor regalo que podemos ofrecer es tiempo para compartir.

Volver Arriba ↑